Historia del Señor de los Milagros
Portuquês    Brasil   Español    Peru
 
Sor Antonia Lucia del Espíritu Santo

     Hacia fines del siglo XVII, Sebastian de Antuñano y Rivas, tenía mucha amistad con la madre Antonia Lucia del Espíritu Santo del Beaterio de Monserrate y estaba enterado de las serias dificultades y problemas que se habían presentado por carecer de licencia real. 
      Antonia Lucia Maldonado de Verdugo nació en Guayaquil, Ecuador el día sábado 12 de junio de 1646. Huérfana de padre llegó al Callao en compañía de su madre en 1657. A los 30 años Antonia Lucia, fue casada por su madre con Alfonso Quintanilla hombre pobre de caudales pero de grandes dotes morales. Sin embargo Alfonso Quintanilla al darse cuenta que su esposa tenía inclinación hacia el servicio de Dios, de mutuo acuerdo guardaron castidad.
      En esa época Antonia Lucia vestia túnica morada con la debida autorización de su esposo y la debida licencia eclesiástica del 6 de agosto de 1677 o 1678. Al poco tiempo falleció su esposo el día 30 de Enero de 1681, siendo enterrados sus restos en el Convento de Santo Domingo. Al quedar viuda Antonia Lucia, quedó en libertad de cumplir con su propósito y verdadera vocación. 
      Debido a la intromisión del Capitán Francisco Serrano Carrillo de Albornoz, que impuso a una joven conocida suya como directora del beaterio, valiéndose simplemente de las donaciones que él realizaba, doña Antonia inició posteriormente el beaterio de Monserate denominado también Instituto Nazareno. Desafortunadamente sólo funcionó 17 años pues las autoridades intervinieron el lugar al verificar y comprobar que no tenía la licencia real requerida, motivo por el cual fue cerrado y luego demolido. 
      El día 15 de abril de 1698, escuchando misa en la iglesia del Señor de los Milagros, tuvo la sensación de ser voluntad divina que las Nazarenas del Beaterio de Monserrate, debian pasar al santuario del Señor de los Milagros para propagar el ideal del Instituto Nazareno hasta establecer el Monasterio. Finalmente el 12 de octubre de 1700 en la notaría de Don Francisco Montiel Dávalos, Sebastián de Antuñano y Rivas hizo la generosa y total donación a la madre Antonia Lucia del Espíritu Santo y a las Beatas Nazarenas del Santuario del Santo Cristo de los Milagros, de las construcciones efectuadas, de la huerta y todos los solares que había comprado y desde ese instante, su destino y el de sus beatas fue cuidar al Cristo Moreno, siempre ataviadas con el hábito morado que usaban las nazarenas y que, en la actualidad, simboliza la fe y la devoción absoluta al Señor de los Milagros.
      Fue así que en 1702 entraron recién en poseción legal de dichas propiedades ya que fue necesario hacer algunas refacciones y al pasar las Beatas Nazarenas a la zona de Pachacamilla, el Instituto Nazareno, hoy Monasterio de Madres Nazarenas Carmelitas Descalzas, quedó adscrito a la Iglesia del Cristo de Pachacamilla o Señor de Los Milagros como sus fieles guardianes y cuidadoras, como lo son actualmente sus sucesoras las Madres Nazarenas Carmelitas Descalzas.




 
 
Señor de los Milagras © 2001 - 2010
Todos os direitos reservados
Site desenvolvido por  Sidney Guimarães Cury
<body>.</body>